jueves, 28 de mayo de 2009

Cañizares y el concepto de persona

Antes de nada, confieso que soy católica practicante. Voy a misa con cierta regularidad, y por experiencias vividas estoy convencida que Alguien por ahí arriba vela por nosotros.

Y entonces pienso, qué debe opinar ese Alguien de ahí arriba cuando uno de sus representantes comerciales aquí abajo, léase Cañizares, suelta perlas como que los abusos sexuales son menos graves que el aborto. ¿Cómo? Buf, es muy duro escuchar esto, supongo que seas católico o no. A lo mejor piensa que si abusan de tí mientras rezan el Angelus ya de paso se lo perdonan al abusador y tal.

La cuestión no es si una cosa es peor que la otra. Cada cual tiene su opinión sobre el aborto y ahí no voy a entrar. Pero señor Cañizares, mida un poco sus palabras porque:

a. No hace ningún bien a la credibilidad de la organización de la Iglesia como tal, que con comentarios como éste queda bastante maltrecha.

b. Hace mucho daño a todos aquellos que han padecido abusos, procedan de quien procedan. Porque al final, es una persona que daña a otra.

c. Su condición pública le obliga a ser un poco comedido en sus opiniones. Si se pretende recuperar la imagen de la Iglesia, éste NO es el camino en una sociedad como la actual.

Tengo mucha suerte porque tengo bastante fe. Porque sé que hay muchos sacerdotes y ministros de la Iglesia que a buen seguro piensan como yo (insisto, con independencia de su opinión sobre el aborto). Porque me niego a pensar que ese Alguien en quien creo pueda compartir esas ideas tan absurdas. Tal vez sea eso lo que me sostiene en mi convicción religiosa, no desde luego opiniones como esta, que son insostenibles, se miren por donde se miren.

domingo, 24 de mayo de 2009

El txoko de la integración (II)

Hoy hemos disfrutado de una comida muy agradable en el txoko de la integración, al que ya hice referencia en un post anterior. Como ya indiqué en su momento, se trata de un espacio habilitado en Barakaldo (c/ Etxatxu, frente al número 8), por Goiztiri, con el objetivo de proporcionar alternativas innovadoras de integración e inserción laboral de personas inmigrantes, aprovechando la "curiosidad gastronómica" que suscitan lugares como Marruecos, Senegal, etc.

Nuestra curiosidad ha quedado gratamente satisfecha. Al llegar nos esperaba un responsable de la organización, que en estos momentos preliminares de puesta en marcha del proyecto está intermediando de manera más intensiva entre los clientes y los futuros gestores del negocio. El objetivo es que, en el corto plazo, sean ellos mismos quienes se encarguen de llevarlo adelante, sin más intervención por parte de Goiztiri que la de centralizar las reservas.

Antes de entrar, se nos ha explicado brevemente el objetivo del proyecto, y nos han puesto en antecedentes sobre lo que nos íbamos a encontrar al traspasar el umbral. Nada más lejos de la realidad. Se trata de un local digno, acogedor, que invita a comer acompañado de una conversación, en definitiva, un txoko más, como cualquier otro. La diferencia es que aquí, en lugar de chuletón y besugo, se degusta cous-cous, tallin (no sé si se escribe así), y otras delicias que mejor es ir y probarlas directamente.

La comida ha sido abundante, y todo estaba preparado con el cariño de quien empieza, de quien desea dar a conocer su gastronomía y más allá: dar a conocer su cultura, su identidad, su "hola, estoy aquí", y hacerse un hueco en esta sociedad que es una sola y la de todos.

En definitiva, una iniciativa estupenda, una comida con una inmejorable relación calidad-precio, y muchas ganas de volver y repetir.

Muchas gracias, lo recomendaremos.

viernes, 22 de mayo de 2009

Escenarios de Innovación

Esta semana hemos mantenido una reunión informal en Gobierno Vasco para hablar sobre innovación. La idea era presentarle lo que se está realizando en este ámbito por parte de una de las empresas del Grupo Empresarial en el que trabajo, como punto de partida para pensar en futuras acciones.

Actualmente, nuestra relación con el cliente se basa en el desarrollo y mantenimiento de una aplicación de gestión, de volumen importante y utilizada por un número importante de personas. Se trata de una herramienta a mi juicio útil, aunque ello no obsta aunque en ocasiones, se susciten problemas de adaptación y gestión del cambio, que es algo que parece que nunca termina.

Pues bien, en el curso de la reunión, el jefe de proyecto en el cliente sugirió, con la boca pequeña, que nuestro proyecto no es sólo informática.

Era una idea que quedó ahí, pero que creo sugiere muchas más cosas si leemos entre líneas (es fácil, porque sólo dijo una :-). Ya que en efecto, en muchas ocasiones los profesionales que nos desenvolvemos con más o menos gracia en el mundo de las nuevas tecnologías, enfocamos todo casi en exclusiva en un producto final, esto es, una solución informática o tecnológica. Y siendo como es este nuestro sector, resulta evidente que no puede ser de otra forma. Sin embargo, ¿hasta qué punto lo que hacemos es innovador? Y no me refiero con ello a que utilicemos tal o cual lenguaje, tal o cual tecnología, ya que no me cabe duda que, en lo posible, procuraremos estar a la última, por la cuenta que nos trae en el mercado. Cuando hablo aquí de innovación me refiero a la trastienda, a toda esa labor que se hace, previa y posterior a la disponibilidad del producto final, y que muchas veces no es todo lo novedosa que pudiera ser.

Bien es cierto que ser innovador en este terreno no es fácil, porque hay factores como el tiempo (todo es para ayer, parece que no hay tiempo para reflexionar, estudiar, debatir), o la disposición de los usuarios (virgencita, que me quede como esté), que no favorecen para nada a los espíritus innovadores que puedan andar sueltos. Pero, a pesar de todo, creo que podría ser interesante provocar un ejercicio en esta línea. A buen seguro al principio provocará la risa, incluso me atrevo a decir que la burla. Sería cuestión de sentarse a pensar, pero en el ámbito de nuestro proyecto ya hemos empezado con pequeñas cosas: acciones de visibilidad de lo que se hace en el backstage por nuestros programadores y analistas, el diseño de un logotipo atractivo, o el desarrollo de un conjunto de informes interesantes para los altos cargos del Departamento cliente.

Tal vez se podría dar un paso más hacia estrategias 2.0, no tanto centradas en la utilización como tal de la aplicación, sino en lo que ella tiene por detrás, esto es, todo el proceso de gestión administrativa de expedientes, para recoger necesidades, demandas, sugerencias, provocar la interacción y el encuentro entre funcionarios que muchas veces sólo se relacionan por teléfono, para proponer alternativas de relación con el ciudadano en forma de acuerdos, concursos, ayudas, programas en los que, como factor elemental, se exija un componente de innovación. No sé si así nuestro trabajo tendría una proyección más allá de la pantalla de los ordenadores de nuestros usuarios, pero sería más divertido...

lunes, 18 de mayo de 2009

Certificación Platea

A las 11.25 de la mañana del día de hoy he superado el examen que certifica mi aptitud como analista en el ámbito de Platea-Tramitación.

Para quien no lo sepa, Platea es el nombre bajo el que se identifica la Plataforma Tecnológica para la e-Administración, en el ámbito de Gobierno Vasco, implicando un escenario amplio de aplicaciones, componentes, herramientas y tecnologías, orquestadas todas ellas con el objetivo final de proporcionar al ciudadano unos servicios públicos más eficientes y ágiles, al tiempo que se mejora la gestión interna de la administración.

Personalmente me siento satisfecha de haber pasado esta prueba, después de haber dedicado bastante tiempo a su preparación, y sobre todo teniendo en cuenta que el hábito de estudio había quedado ya muy atrás.

En cualquier caso, tras realizar el examen, me han surgido ciertas cuestiones acerca del mismo, ya que estoy certificada en la versión 1.0, cuando si no estoy mal informada, esta versión está ya un poco obsoleta. De hecho, ciertos aspectos abordados en la documentación facilitada para preparar la certificación no se correspondía con los que en este momento manejo en mi actividad profesional diaria.

Por otro lado, echo en falta una visión más "funcional", si se me permite la palabra, a la hora de enfocar la cuestión de la e-administración. Como muy bien se dice en la documentación de estudio facilitada, la administración electrónica no es sólo tecnología, sino que buscar reorganizar y transformar el servicio. Y en otro apartado se hace referencia a la necesidad de garantizar la eficacia de las actuaciones realizadas por medios electrónicos como acto administrativo, así como la de respetar la normativa vigente en materia de tramitación.

Siendo así, no estaría mal plantear una nueva certificación, con una visión más organizativa, dirigida a demostrar el conocimiento del marco legal subyacente, de los requerimientos administrativos y de la organización en general. Entiendo que es una "pata" muy necesaria sobre todo en estos proyectos de envergadura, para humanizar la tecnología (al parecer, este es otro de los objetivos implícitos de la e-administración) y favorecer la gestión del enorme cambio que supone, para administración y clientes, este nuevo escenario.

Si se convoca esta nueva certificación, consideraría dedicar de nuevo mi tiempo a ello.

viernes, 15 de mayo de 2009

Una macarronada más

No me lo puedo creer. Y ya sé que Berlusconi es un histriónico insoportable, que se le va la pinza una vez sí y otra también. Pero es que lo que he escuchado hoy por la radio clama al cielo. Tiendo siempre a relativizar las noticias que veo/escucho, por aquello del sesgo político de la emisora/canal, quién está detrás, etc. Aunque imagino que algo queda. Así que cuando he oído eso de que en Italia se va a considerar delito ser inmigrante ilegal o sin papeles, me he quedado de piedra.

Ya es que no sé qué más se les puede ocurrir. Aunque puestos a pensar, prefiero poner cerrojo a mis neuronas porque me traen imágenes tremendas de un pasado oscuro de la humanidad que aunque no hay que olvidar, es mucho mejor no airearlo ni mucho menos, repetirlo.

Es que cuanto más lo pienso, más me mosqueo. Porque es que encima que te tienes que largar de tu pueblo o tu ciudad, dejar tu trabajo, tu familia, tus amigos, tus grupos de ocio, etc. Encima que te tienes que escapar por pelos porque te persiguen por ser negro, por ser blanco, por ser mestizo, por ser rico, por ser pobre, por ser gay, por ser comunista, por ser musulmán, por ser judío, por ser cristiano. Encima que te cascas "n" kilómetros jugándote la vida porque total te la llevas jugando toda la ídem y es lo único que te queda para hacer un último intento. Encima que llegas a vete a saber dónde sin conocer a nadie, sin tener ni idea ni de cómo preguntar la hora, pero con intención de trabajar y empezar a vivir como se supone que viven los seres humanos. Encima de todo eso, si tienes la mala suerte de llegar al país de la bota, te dan con ella en el culo porque como te pillen sin papeles te mandan al trullo. Todo por no tener un trocito de papel que diga que tú eres tú. Lo que no quiere decir que seas de fiar, porque anda que no circulan por ahí desalmados con su DNI, su pasaporte (algunos, hasta con trajes de Armani), y oye, como tienen el dichoso papelito, sin problema, ¿eh?.

Además, se insta a los ciudadanos (que supuestamente son los que tienen el papelito), a delatar a los que no lo tengan. Vamos, que va a haber un ambiente chachi en Italia.

Yo creo que este es el primer paso. Después Berlusconi empezará a declarar delincuentes a los que no coman macarrones, a los que no canten Oh Sole Mío, a los que sean rubios, a los que no berreen como en las películas italianas de los '60. Espero que no tenga un despiste y se le ocurra incriminar a los calvos, porque si no lo lleva claro. Aunque por supuesto, existen los implantes. Además del botox (o como se escriba).

Nota: escribo en tono jocoso porque es que es tan patético el titular que no se me ocurre otra forma de expresar mi rabia. Son cosas como estas las que hacen que me sienta tremendamente orgullosa de colaborar en organizaciones como CEAR, que luchan día a día para que este tipo de engendros no prosperen con sus ideas apocalípticas.

lunes, 11 de mayo de 2009

Congreso CiberCiudadano

El próximo día 15 de mayo se celebrará en Oviedo el VIII Congreso CiberCiudadano "RS09 Redes Sociales", con el siguiente programa:

10:30 Inauguración: D. Agustín Iglesias Caunedo y D. Darío Alvarez Gutiérrez.

10:45 Conferencia: "Impacto Global Redes Sociales", por D. Gustavo Bueno Sánchez.

11:15 Conferencias - Coloquios. Moderador: D. Gustavo Bueno Sánchez.
"XING, la Red Social para Profesionales", Dña. Inmaculada Eiroa Luces
"Redes Sociales: Oportunidades y Riesgos", Dña. Lidia Parra Ortiz.

12:15 Descanso.

12:45 Conferencias - Coloquios. Moderador: D. Joaquín Morán López
"Implicaciones Jurídicas de las Redes Sociales", Dña. Nely Sánchez Mouriz.
"Delitos Informáticos en la Red", Departamento de Delitos Informáticos de la Policía

14:00 Clausura: D. Agustín Iglesias Caunedo y Darío Alvarez Gutiérrez

Por la tarde, a las 17:30 hrs habrá un taller: "Uso seguro de las redes sociales", dirigido a padres y madres y organizado por A.A.I. y Fundación CTIC.

La jornada tendrá lugar en Cibercentro La Lila, Calle La Lila, 17, Oviedo.

lunes, 4 de mayo de 2009

Estereotipos

Como ya comenté en el post que escribí ayer, aprovechando la fiesta del 1 de mayo hemos pasado unos días en el valle del Saja-Nansa, en Cantabria. Un lugar muy recomendable para los amantes de la montaña, del senderismo y el sosiego. Y también para los forofos del cocido montañés, chuletón y demás delicias tan saludables.

En el momento de saldar nuestra cuenta en la casa rural en la que nos alojamos, salió el tema de la gripe porcina-gripe mexicana-gripe A (ándele, que viva el marketing), y cómo al final, los países más pobres eran los que siempre se llevaban la peor parte, o estaban en riesgo de llevársela, siendo como somos grandes desconocedores del alcance real de esta pandemia. Uno de los dueños de la casa zanjó la conversación con un "los negros de Africa que corren desnudos todo el día, esos no tienen problemas, que con la de virus que hay, este no es nada. Mira tú el virus del Ébola, que vino de ahí".

Todavía recuerdo las pelis de Tarzán, esas en blanco y negro, en las que los batusi, o como se llamen, danzaban y alulaban en apoyo sonoro a las gestas tarzanescas. Y también a ciertos personajes del TBO (no soy tan vieja pese a estas referencias, que conste), con el Babalí de turno, tantas veces citado por mi padre y otros de su quinta para referirse al senegalés, camerunés, etc. que se sienta junto a ellos en el bus. Grandes estereotipos para sellar unos años grises de nuestra historia.

Pero parece que no, que no quedaron atrás. Estos estereotipos siguen, a tenor del lucido comentario. Y esto me enciende. No sólo porque estos comentarios tienen el típico tufillo racistapaternalistaaquívienetucolonizador, como estereotipos que forman parte del imaginario popular y con lo que no se es consciente de lo que se está diciendo. Dejémoslo en un racismo inconsciente, subliminal. Lo que me enciende es que a estas alturas de la película, todavía sigamos con estas tonterías del negrito correteando por la sabana en pelotilla picada y con la lanza en ristre. Son estereotipos que ya suenan a rancio, a ignorancia, a enclaustramiento en las cuatro paredes de uno, en no ver más allá del partido de fútbol de turno, o de las 625 líneas de la caja tonta. Y no me vale el argumento de que estaba a tomar por saco en un pueblo de 50 habitantes, porque quien hizo el comentario tenía más o menos mi edad, se conectaba a Internet, y no tenía pinta de paisano de más de 70 que cuida sus vacas tudancas. ¿Será comodidad? ¿Será dejadez? ¿Será vagancia? ¿Hasta cuando tendremos que seguir aguantando estos y otros estereotipos chorras, que ya no pegan con la realidad en que vivimos?

Cuánto trabajo queda por hacer...

domingo, 3 de mayo de 2009

Un paseo por el valle del Saja-Nansa (Cantabria)


Voy a iniciar con este post una nueva sección en mi blog, que hará referencia a mis experiencias turísticas. Comienzo en esta ocasión con una breve reflexión sobre la zona del Saja-Nansa, en Cantabria. Es esta una zona muy hermosa, con numerosas rutas de senderismo aptas para todos los públicos, y muy conocida por la belleza y singularidad de algunos de sus pueblos, así como por su gastronomía.

Nos alojamos en Los Tojos, en la Posada La Colodra, una bonita casa rural situada en uno de los pueblos típicos del valle, muy tranquilo (desayunábamos en el porche, mientras veíamos a los paisanos bajar con la lecherita, o subimos en su tractor). No obstante, hay que decir que les costaba un poco encender la calefacción, y la limpieza no era el estandarte del establecimiento. Será que somos un poco tiquismiquis, pero en tres días que hemos estado, capturamos tres arañas no precisamente pequeñas...

En cuanto a la gastronomía, qué contar. Después de estos días por esta zona de Cantabria me ha surgido un interesante tema de investigación, cual es el tamaño máximo alcanzable por el estómago humano. No sé si la gula puede tener un efecto de onda expansiva en este órgano vital para nuestra existencia. La cuestión es que mientras durante el día no se veía ni un alma por los pueblos ni por las carreteras, y campábamos a nuestras anchas por los miradores, paseos y pueblecitos, a la hora de comer los restaurantes más emblemáticos se ponían a rebosar y la gente aparecía de repente, como zombies ávidos en este caso de cocido montañés, chuletón de vaca tudanca y lechazo, entre otras sanas viandas.

Cierto es que todos estos platos tenían una pinta estupenda, y me ha sorprendido gratamente que la presentación y la degustación ha sido sobresaliente. Otra cosa son mis reflexiones un tanto ácidas sobra la capacidad que tenemos las personas para tragar y tragar, tomando, eso sí, sacarina con el café que pone punto y final a una suculenta comida.

Voy a recomendar algunos sitios que nos han gustado especialmente, aunque vaya por delante que nosotros no nos atrevimos ni con el cocido montañés, ni con el chuletón ni con el lechazo entre otras viandas, del pelo.

Destacaré en primer lugar la Posada Restaurante La Franca, en Bárcena Mayor. Al entrar parece la típica tasca de pueblo, y el comedor es rústico donde nos haya. Sin embargo, algo tiene que haber cuando ha sido recomendado por la guía Trotamundos, porque la presentación y el sabor de los platos fue superior. Os recomendamos la ensalada de jamón y manzana, de original textura, y el muslo de pollo relleno de carne picada y verduritas.

En segundo lugar, el Restaurante Casa Lucas. Que además de servir comidas, es también el panadero-repostero oficial del valle, con sus furgonetas subiendo y bajando los puertos de montaña toda la mañana. El servicio es excelente, y las raciones generosas. Nos quedamos con sus truchas del Saja o los lomos de liebre con salsa de almendras. Sin olvidar su surtido de helados caseros (mango, grosella e higos), o la torrija de sobao con sorbete de orujo lebaniego.

Y ya para terminar, el Restaurante La Cabana, en Reinosa. A este llegamos por casualidad, porque no es fácil encontrarlo. Es una brasería de estilo moderno, con un maître apasionado por su carta, que la describe con todo lujo de detalles. Se trata de un restaurante que combina los sabores ya conocidos en un mundo globalizado como el actual (carne argentina, pasta italiana), con sabores cántabros muy conocidos (queso de Tresviso, por ejemplo). Muy interesante.

En fin, que con estas descripciones, se me ha hecho la boca agua. Pero será cuestión de iniciar otra vez la dieta de la monotonía, que siempre resulta más sana, para ganar espacio de cara a futuros viajes.