viernes, 30 de julio de 2010

Maripuris

Me dice una buena amiga que quiere poner en marcha un espacio para las nuevas maripuris. Esas que, como yo,han sumado un nuevo título en su vida, y además de mujeres, esposas, y trabajadoras fuera (y dentro) del hogar, son también madres. Y encima, primerizas, ainsss...

Confieso que el término maripuris lo he utilizado muchas veces en tono jocoso, para hacer referencia a esa especie, hombre o mujer, que vive entre el Hola y el Diez Minutos, que disfruta con la Esteban, y que escucha Radio Nervión para salir de vez en cuando quejándose de los adoquines-geiser de las calles, pidiendo una canción, o anotando el teléfono de la aspiradora Mercedes (oloquesea).

Sin embargo, la reflexión de esta gran amiga me ha hecho pensar. Como casi todo lo que me plantea. Porque qué gran vocablo, "maripuris", que no sé yo si hay alguna palabra de las que hoy circulan, que englobe tantas y tantas formas de vivir esto que dicen que es "ser mujer" (aparte de lo de las nubes y demás gilip... de esas que salen de vez en cuando en la tele. Cada vez menos, gracias a Dios. Aunque me acuerdo de ese anuncio de un montón de maripuris como en un concierto lanzando vítores a una nueva marca de compresas... En fin, que me voy del tema).

A lo mejor es el momento de reivindicar una "maripuri 2.0", que toma todo lo bueno de aquéllas y aquéllos ávidos del Diez Minutos y demás infracultura y rescata todo lo rescatable de esta sociedad en que vivimos, intentando, en definitiva, lo que todos y todas (supongo): intentar ser mejores cada día, en nuestra cotidianeidad, conciliando la vida personal y la profesional. Cosa esta última harto difícil gracias a la forma de ser de la piel de toro, que sinceramente creo que no tiene remedio, al menos de momento (maripuris 2.0, al poder ¡ya!). Menos mal que tenemos a los abuelos y abuelas, esos héroes anónimos, sobre los que tendré que escribir en este blog, algún día.

miércoles, 14 de julio de 2010

Proyectos Europeos

Hoy he participado en la última de las tres jornadas del Curso "Introducción a los proyectos europeos de I+D+i en el ámbito del VII Programa Marco", organizado por Innobasque.

Ni que decir tiene que su contenido no encaja exactamente con mi actividad profesional actual (en realidad, me gustaría saber exactamente con qué tangible puede encajar en este momento...), pero sí con la pasada, esto es, con mis orígenes emprendedores, esos que me dieron tan buenos ratos, tan excitantes momentos, y tanto aprendizaje. De manera que aún a costa de sacrificar mi escaso tiempo libre, y sobre todo, el de los abuelos (por aquello de cuidar de la peque), me apunté y me animé a participar.

El encuentro me ha satisfecho enormemente, y ha cubierto con creces mis expectativas. No sólo por la calidad de los ponentes, la documentación facilitada, la excelencia de las exposiciones, la disposición de la organización para dispensarnos su conocimiento en posibles proyectos en ciernes. Ha cubierto mis expectativas porque por un lado, sin tener ni idea de este tipo de proyectos, me ha reconciliado con esto de los calls of proposals, los acuerdos de subvención, los conciertos, la transnacionalidad, y tantos y tantos palabros que sólo cuando trabajaba en esto de lo europeo formaban parte de mi jerga diaria. Y por otro lado, ha cubierto mis expectativas por cuanto ha sido ocasión para el reencuentro con personas de aquella época, que sorprendentemente aún se acordaban de mí y de mi vinculación con aquella empresa que me hizo crecer como persona y como profesional. Sin duda ha sido de lo mejor de estas sesiones formativas, tanto a nivel humano como ¿quien sabe? profesional. Ya que el gusanillo del emprendizaje no lo he perdido nunca, y bueno, tal vez algún día no muy lejano, vuelva a las andadas :-).