sábado, 31 de octubre de 2009

I Encuentro de Bloggers de Getxo


Este sábado 31 de octubre se ha celebrado en el Aula de Cultura de Algorta el I Encuentro de Bloggers de Getxo. El objetivo básico de esta cita era reunir a aquellos que de una forma directa o indirecta, por vinculación ancestral o accidental, tienen o han tenido una relación con este bello municipio que tanto significa para muchos de nosotros (incluso para quienes, como yo, estoy un poquito lejos). Y reunirles, ¿para qué? Pues para que Getxo tenga una presencia en el mundo 2.0, más allá de los blogs u otros espacios que puedan existir y que eventualmente hablen sobre él. Se trataba de motivar a dar un paso más, y provocar un estado de cosas que permita a la ciudadanía participar en el mundo 2.0 dando su opinión sobre todo lo que atañe a Getxo.

A pesar de haber llegado tarde ( y no porque viva en Castro Urdiales, no, que lo de los atascos muchas veces es leyenda urbana, sino porque aparcar un sábado en Algorta es más difícil que envolver un triciclo en papel de regalo), creo que me he quedado con la copla básica del encuentro. Me ha llamado la atención la diversidad de inquietudes reunidas allí, desde forofos y desencantados del Athletic, pasando por comunicadores, sociólogos, politólogos, artistas e incluso aún no iniciados que buscaban hoy la espita final para meterse en harina.

Las propuestas que se han planteado han sido muchas, empezando por el compromiso de los asistentes a dar presencia a Getxo en nuestros respectivos blogs. Otras, han sido poner en marcha una asociación cultural que dé forma a este encuentro y se traduzca en muchas otras actividades posteriores, y promover iniciativas que hagan de Getxo un municipio 2.0 en toda la extensión de la palabra.

Como idea me parece interesante, esperando que realmente sea un foro de intercambio de puntos de vista, cualesquiera que estos sean. Es decir, que esté abierto a las críticas de lo que no nos gusta del municipio, de lo que se puede mejorar (¡¡aparcamiento en sábadoooo!!), y por supuesto, de aquello que nos encanta y que nos motiva a algunos, a estar con un pie más por aquí que en su lugar de residencia :-)))).

Estaremos atentos a futuros encuentros para participar en lo que se tercie.

martes, 27 de octubre de 2009

El sujetador de la discordia

Escucho con estupor en la televisión que en Somalia la emprenden a latigazos contra las mujeres que supuestamente llevan sujetador. Por lo visto se han inventado un nuevo perfil de agente policial, que tiene la sutil tarea de intuir en la vestimenta de las féminas la presencia de tal sugerente prenda. Actividad que se me antoja harto difícil en un país como Somalia, donde supongo que la indumentaria de las mujeres no será fresca seguramente, si es que han de seguir las estrictas reglas de estos grupos que dicen llamarse islámicos.

Contado desde otra perspectiva, podría dar pie a gruesos comentarios en plan película española de Pajares y Esteso, pero por desgracia parece ser que la realidad supera la ficción.

Desconozco los entresijos del Islam. Lo que, unido a la paranoia actual que se padece en el mundo supuestamente desarrollado en torno a todo lo que suene a turbante, mohamed y esas cosas, hace que sea un tanto escéptica en cuanto al alcance real de la noticia. Si bien supongo que desgraciadamente, algo de cierto tendrá.

La cuestión es que esta noticia me suscita muchas reflexiones. Porque más allá de la forma de entender y vivir (o malvivir) una religión, la verdad es que no hace falta irse muy lejos para comprobar cómo las mujeres padecemos situaciones que no por ridículas dejan de ser denigrantes y rocambolescas. Porque no hace demasiado se denunció a un empresario óptico por obligar a sus empleadas a llevar únicamente la bata blanca de toda la vida. Aquí, en España. O la ya conocida historia de un centro de salud donde se obligaba a las enfermeras a llevar falda. También, en España. Y qué decir de las noticias que llegan de Italia, de los despidos en medios de comunicación del Reino Unido para reemplazar viejas glorias por cuerpos lozanos (lo del cambio 1 de 40 por 2 de 20... pero sin el chiste). Y tantas y tantas otras historias, muchas para no dormir.

Yo no sé qué problema hay con la ropa que llevamos las mujeres. Y con tantas y tantas cosas que hacemos. Tal vez el tema de la igualdad hay que empezar a trabajarlo desde otra perspectiva, sin tanto Ministerio con frases elocuentes pero que no veo que cristalicen en nada tangible (salvo el gasto que conlleva), y sí con más actuaciones a pie de calle, para conseguir sensibilizar al personal. Que ya nos vale.

domingo, 25 de octubre de 2009

Nuevo proyecto aprobado

Me resulta grato informar que el proyecto sobre el que escribí allá por julio, ha salido adelante, y finalmente hemos conseguido los 12.000 euros de subvención que va a permitir a la usuaria de CEAR-Euskadi, consolidar su proyecto empresarial de compraventa de productos de segunda mano.

No es gran cosa a la hora de poner en marcha un negocio, pero sin duda es un pequeño balón de oxígeno que además del espaldarazo económico, representa una inyección de moral y de estímulo en el difícil camino del emprendedor. Y más cuando eres inmigrante.

Mi más sincera enhorabuena desde aquí.

jueves, 15 de octubre de 2009

Nunca estamos contentos con nada...

Como ya he comentado alguna vez, estoy viviendo la experiencia del embarazo. Desde la ingenuidad de ser primeriza, la estamos disfrutando plenamente, beneficiándonos de la ausencia de molestias insoportables o desagradables, dejando atrás un pequeño sustillo al comienzo de este período tan extraordinario. Nuestro propósito es aprovechar a tope estos días, cuando faltan ya pocas semanas para ver la carita de la enana que corretea por mi barriga ahora sí, ahora también. Porque quién sabe si podremos volver a sentirlo. Y en cualquier caso, intuyo que ya no sería lo mismo.

Escuchando a madres expertas, amigas con hijos y compañeras de las clases de preparación al parto con algún que otro hijo a cuestas, me surge la duda sobre si estoy pecando de ingenuidad, de locura o qué se yo. Porque entre sus comentarios apocalípticos sobre el parto, el post-parto, la lactancia, el cuidar al peque, las renuncias, y más historias para no dormir, lo cierto es que te cuestionas si es acertada la decisión, y si el género humano está abocado a su extinción con estos comentarios.

Mi ingenuidad no raya en la estupidez y soy consciente del cambio fundamental que va a experimentar nuestra forma de vivir. Pero me resisto a esos pensamientos tan negativos. Porque todo cambio en la vida tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, y esto no va a ser una excepción. Eso creo, al menos.

Existe una extraña costumbre en este país en exacerbar los aspectos menos buenos de las experiencias vitales, como si ello le diera más empaque al tema, como si ello nos hiciera mejores, más protagonistas, más necesarios. Personalmente, prefiero ser optimista, intentar disfrutar de las pequeñas cosas que nos van ofreciendo los cambios vitales. Porque, por experiencia propia, hasta de las situaciones más rocambolescas y tremendas es posible extraer resultados positivos, enriquecedores y extraordinarios.

Así que por mucho que duelan las contracciones, por muy grande que sea el desgarro, por poco que duerma, por muchas grietas que me salgan en los pezones, por muchas visitas que hagamos a Urgencias, por muchas comidas rápidas que tengamos que hacer en casita, por muchas renuncias a nuestra vida social (tampoco es que ahora vivamos en plan los Beckham), estoy convencida que nos lo vamos a pasar bomba.

O eso, o mis padres me han estado engañando todos estos años. Y no creo.

martes, 13 de octubre de 2009

El difícil arte de motivar

El pasado viernes tuve el gusto de disfrutar de una estupenda comida y mejor sobremesa en compañía de un nutrido grupo de profesionales de la Administración Pública que, ciertamente, escapan en cierto modo al cliché que (me incluyo), tenemos muchas veces de la especie "funcionario". Formamos un grupo de esos que algunos catalogarían de raro, sin llegar a multidisciplinar, pero casi, y siempre con un motor común que nos une, y que parece ser que es (que me corrijan si no es así) la modernización de la administración en este contexto de cambio que nos trae la administración electrónica y todo lo que ella conlleva.

Vaya por delante que me siento muy honrada de participar en estos encuentros, y que espero se concreten en muchas más actividades conjuntas.


Uno de los temas que surgieron fue el relativo a cómo motivar a los funcionarios en el ya mencionado proceso de cambios. Para algunos, el vil metal seguía en el top ten de los mecanismos oportunos para ello. Y lo cierto es que no termino de verlo. En suma se venía a comentar que mientras en la empresa privada la necesidad de adaptarse al cambio venía implícita en la lucha de supervivencia que supone trabajar en la privada, esto es, o me adapto o a la calle, tal circunstancia no se daba en la pública, ya que al tener el puesto asegurado, se daba una relajación mental que llamaba a otros factores para provocar el interés del personal en ciertos asuntos, preferiblemente laborales.


Desconozco los poderes ocultos del dinero y sus efectos en el personal funcionario. En mis años de experiencia en consultoría no he recurrido aún a este elemento para atraer la atención de mis usuarios y clientes. Sin embargo, sí he utilizado otras herramientas que, a medio plazo, han surtido su efecto, no sin sudar tinta para conseguirlo. Básicamente mis líneas de trabajo se han centrado en:


1. Implicar a los puestos superiores (i.e., jefes de servicio, etc.). Es decir, convencerles de las bondades del cambio para de esta forma generar un espíritu positivo en su área de trabajo.


2. Implicar al personal "afectado" (qué poco me gusta esta palabra). No se trata de imponer nada, sino de contar con ellos en la puesta en marcha de algo que, entendiendo que les resulta favorable, es necesario que ellos lo sientan como tal, y en el que por tanto puedan realizar aportaciones y ser escuchados en sus pretensiones. Se trata de un proceso difícil, ya que por lo visto esto no suele ser la tónica y esto además crea un círculo vicioso que hace que el propio personal adopte una actitud habitualmente pasiva ante los cambios, asumiendo que "vienen desde arriba" y que no hay nada que hacer.


3. Informar, comunicar, apoyar. Es algo costoso, farragoso y difícil. Es estar ahí cuando se necesita. Es dar la sensación de que no se está solo en este proceso. Es algo a lo que casi nadie está acostumbrado, ni a dar, ni a recibir. Tan rápido que nos movemos hoy en día, de un proyecto a otro sin dar tiempo a digerirlo, a madurarlo. Ahí está la gracia.


En fin, que sí, que a lo mejor sólo es el dinero lo que mueve al personal. Pero una es una idealista y sigue pensando que en el fondo de los corazones sigue habiendo algo más que nos mueve a implicarnos y a participar...

ZIUR. III Jornadas de Firma Electrónica en Euskadi

Por tercera vez IZENPE convoca la III Jornada de Firma Electrónica, el 5 de noviembre de 2009 en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

Este encuentro cobra aún más importancia si cabe en el contexto en que nos encontramos actualmente, en el que la implementación de la administración electrónica representa ya un proceso que no tiene vuelta atrás, sin entrar en este momento en las velocidades que deba o esté teniendo en este momento para llegar a los colectivos destinatarios.

Este proceso requiere habilitar mecanismos que agilicen y faciliten los trámites, en un entorno de seguridad y confianza que garanticen su buena recepción tanto por ciudadanos y empresas como por personal funcionario.

Esta jornada se erige como un foro de referencia para debatir e intercambiar ideas y conocimiento sobre la firma digital, a través del análisis de experiencias pioneras y nuevos proyectos previstos para el futuro, tanto dentro de Euskadi como en otros ámbitos geográficos. Para ello, se expondrán la apuesta institucional por las nuevas tecnologías y las últimas novedades impulsadas en el ámbito de la firma electrónica y sus valores añadidos en las diferentes administraciones de la Comunidad Autónoma. Además, por primera vez este año, y en paralelo a las sesiones principales de carácter más divulgativo se desarrollarán tutorías y charlas formativas en torno a los servicios ofrecidos a administraciones y empresas. Con esta novedad se busca dar cabida en estas jornadas a todos los perfiles de la sociedad involucrados en el uso y fomento de la firma electrónica y su entorno.

lunes, 12 de octubre de 2009

Miradas críticas, posibilidades y límites para los derechos humanos y las redes internacionales


El próximo jueves 15 de octubre tendrá lugar una conferencia en la sede de Lan Ekintza (c/Nervión, 3), en Bilbao, en horario de 19.00 a 21.30 horas, bajo el título "Miradas críticas, posibilidades y límites para los derechos humanos y las redes internacionales”


Los ponentes creo que merecen la pena por las aportaciones que nos pueden hacer. Por un lado, François Houtar, Doctor en Sociología profesor emérito de la Universidad de Lovaina, Codirector del Forum Mundial de Alternativas (FMA), miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial (FSM).

Por otro, Carlos Tablada, Profesor Titular de la Universidad de La Habana . Fundador de “El Otro Davos” y del Foro Mundial de Alternativas (FMA), y Premio Casa de las Américas 1987 con el libro El pensamiento económico de Ernesto Che Guevara.

viernes, 9 de octubre de 2009

Aquí no sobra nadie

Como supongo que todo el mundo sabe, en estos momentos se encuentra en trámite parlamentario la nueva Ley de Extranjería. Esta nueva reforma contiene nuevas perlas para que ser inmigrante en nuestro país sea un poquito más gravoso, en consonancia con la crisis. Ya ves.

En un esfuerzo por intentar que al menos las propuestas más graves no salgan adelante, CEAR y Harresiak Apurtuz están haciendo una intensa campaña de movilización social e incidencia política, que se concretará el próximo 17 de octubre con una manifestación a las 12.00 en la Plaza del Arriaga en Bilbao.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Jornada mundial de acción por el trabajo decente

Hoy se celebra en todo el mundo la Jornada mundial de acción por el trabajo decente. Algunos a lo mejor piensan que esto del trabajo decente viene a cuento de la polémica a la que hemos asistido recientemente sobre el tema de la prostitución, que mira que se ha hablado veces del tema, pero es como el Guadiana, que aparece y desaparece sin que se termine de tomar una solución.

Pero bueno, que no, que esto del trabajo decente es otra cosa. Básicamente se trata de un trabajo "en condiciones". Que no sólo el tema está en ganar lo indispensable metiendo horas sin parar. Que trabajar es algo más. Son condiciones laborales razonables, para ajustar la vida profesional y la vida personal (porque señores, si no, de otra forma no gastamos, que de eso se trata, ¿no?), para conseguir un entorno laboral óptimo, en condiciones de seguridad, de salario ajustado al perfil desempeñado. Un trabajo decente es, también, un trabajo que no se mida por la condición del empleado, o por su raza, o por su sexo. Todo eso es un trabajo decente.

En los tiempos de crisis que corren por nuestros caminos (y no por muchas chinitas que pongan se va a resolver. Que hay que asfaltar otra vez el camino para que vuelvan a pasar las carretas. Y para eso hace falta un plan), eso, en los tiempos de crisis, hablar de trabajo decente se hace un poco duro. Sobre todo cuando asistimos a las bofetadas de injusticia de pensiones vitalicias escandalosas, sueldos injustificables para deportistas que no lo valen (o aunque lo valieran, me siguen pareciendo injustificables), y tantas y tantas injusticias más.

Hablando de injusticias, CEAR se hace eco hoy de esta jornada, con un manifiesto que centra su denuncia en la situación del colectivo inmigrante cuando se habla de trabajo decente. Porque sí, aquí nadie es racista, pero la discriminación laboral por motivos de raza sigue presente, día a día.

Me permito la licencia de reproducir este manifiesto, con la esperanza de que haga recapacitar a quienes lo lean...


El precio de la crisis económica que atraviesa España lo están pagando sobre todo los trabajadores, sean autóctonos o extranjeros, como denuncian hoy los sindicatos. Y por eso deben ser respetados y protegidos los derechos laborales y sociales de todos los trabajadores, sea cual sea su procedencia, como es propio de un Estado de derecho. 

Pero la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) constata diariamente que los trabajadores refugiados e inmigrantes están sufriendo especialmente el recorte de derechos. La crisis económica está siendo la coartada para el endurecimiento de la ley de extranjería, para el aumento de abusos laborales, y para la disminución de fondos para la integración sociolaboral de los trabajadores extranjeros y sus familias.

Así, a la falta de ofertas de empleo en los sectores más ocupados por refugiados e inmigrantes (construcción, hostelería y otras áreas del sector servicios), se suman los aumentos de despidos de trabajadores extranjeros, que se han incorporado más tarde al mercado laboral y tienen un mayor índice de temporalidad, en empleos con poca cualificación y sin que se tenga en cuenta el bagaje formativo y laboral previo. Los trabajadores refugiados e inmigrantes encuentran cada vez más difícil obtener contratos con suficiente duración como para poder renovar las autorizaciones de residencia y trabajo, así como para optar a la regularización por arraigo, lo que ha hecho aumentar el número de personas que se quedan en situación irregular. Por otro lado, aumentan las dificultades para acceder a recursos formativos, fundamentales para una inserción sociolaboral duradera y digna, y se endurece, en el proyecto de la nueva ley de extranjería, su derecho a la reagrupación familiar.

Pero estas situaciones no son consecuencia natural de la crisis, sino que tienen que ver con decisiones políticas que han apostado por restringir derechos y por hacer la vista gorda ante abusos laborales. Decisiones que parecen guiarse bajo la premisa de “los de aquí primero, los de fuera después”, que va calando en los discursos públicos y nos aleja no ya del trabajo decente, sino de la sociedad decente.

Por eso CEAR pide que las únicas respuestas no sean incentivar el retorno a los países de origen de los trabajadores extranjeros, medida irreal en tiempos de crisis global.  Ni recortar derechos (o presupuesto para la integración) a determinados ciudadanos según la coyuntura económica, porque eso no es más que discriminación.

CEAR cree que es necesario un cambio en las políticas migratorias, que comience por la ratificación de la Convención de la ONU sobre los derechos de los trabajadores migrantes y sus familias que el gobierno español ha decidido no firmar.  Asimismo, es necesario que en estos tiempos de crisis se flexibilicen los criterios exigidos de cotización a la Seguridad Social para la renovación de las autorizaciones de trabajo y residencia: que se suprima la exigencia de contar con una oferta de trabajo por un año y a jornada completa para el arraigo social, por desproporcionada y por no responder a nuestro mercado de trabajo, caracterizado por la eventualidad. Que la situación administrativa no sea determinante para percibir la prestación por desempleo, de acceder a la formación ocupacional y de inscribirse en los servicios públicos de empleo. O que las administraciones públicas establezcan medidas concretas para prevenir la discriminación de las personas refugiadas, solicitantes de asilo e inmigrantes en el ámbito laboral.

En definitiva, CEAR cree que tomar en serio los derechos exige reforzar sus garantías sobre todo en el caso de los sujetos más vulnerables y aún más cuando se ven particularmente amenazados. Los derechos de los trabajadores inmigrantes y refugiados no son mercancías que entran de rebajas en tiempos de vacas flacas. No es cuestión de caridad o generosidad que se permite el nuevo rico y que desaparece cuando se viene a menos. Son una exigencia de igualdad, de justicia, de respeto a la ley, al Derecho.