jueves, 30 de mayo de 2013

Reflexionando sobre la administración electrónica

Hoy he participado en la ya sexta edición de la jornada "Reflexiones sobre la administración electrónica", que organiza todos los años el Grupo de Estudio de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia, y al que tengo el gran gusto de pertenecer.

Los ponentes han desgranado tanto novedades como puntos de vista e interpretaciones normativas de diversa índole, todas relacionadas por supuesto, con este asunto de la administración electrónica, que de manera silenciosa pero imparable, se está instalando en nuestra forma de hacer las cosas... aunque aún queda mucho por hacer..., con el permiso de la disponibilidad presupuestaria, que hoy por hoy y como bien sabemos, es escasa tirando a nula...

Me quedo con las siguientes aportaciones:

- Los interesantes progresos en el Ayuntamiento de Vitoria - Gasteiz de cara a la implantación de diferentes servicios y herramientas de gestión electrónica, de la mano del correspondiente desarrollo normativo que lo ampare.

- El proyecto Ziurr@ de Izenpe, orientado a la disponibilidad de comunicaciones electrónicas certificadas vía sms.

- Los proyectos en curso en el ámbito sanitario (Osakidetza), como es la carpeta de salud, que permite al ciudadano disponer de su historial sanitario completo, vía on line y con garantías de seguridad y privacidad.

- El prometedor proyecto de Política de Gestión Documental de Gobierno Vasco, que sin duda aclarará muchas de las dudas de quienes estamos en este asunto de los documentos electrónicos.

- El reconocimiento de las dificultades que la firma electrónica supone para progresar en este camino de la e-administración, y los avances hacia nuevas fórmulas de identificación segura en el mundo electrónico.

- El reconocimiento, también, de la brecha con la ciudadanía, por la coyuntura económica que impide una inversión profunda en comunicación-formación, y por la aún escasa penetración de esta forma de prestar/obtener servicio en la ciudadanía. Una vertiente sin duda a investigar para intentar arbitrar fórmulas imaginativas de acercamiento, que coadyuven a rentabilizar el esfuerzo y la inversión realizada en tecnología.

- El convencimiento de que no es tanto tiempo de nuevos proyectos, que los seguirá habiendo, indudablemente, cuanto de aplicación adecuada e implementación de los servicios.

Y en este sentido, me quedo con la aportación de Iñaki Ortiz, Jefe de Proyectos en Gobierno Vasco, al señalar con gran acierto que "tenemos una administración del siglo XIX, que funciona con una tecnología del siglo XXI". Gran verdad. De poco sirve una ingente inversión tecnológica, la construcción de una plataforma innovadora de gestión electrónica, si el fondo de la cuestión, cual es la tramitación de los procedimientos, sigue anclada en esquemas del pasado, con escasa participación e implicación, hasta que no toca muy de cerca.

Es tiempo por tanto de aplicar, y aplicar bien, estos servicios electrónicos. De rentabilizarlos, de difundir su uso. Porque de lo que se trata al final es que la ciudadanía tenga un buen servicio público.

Muchas gracias a todos los ponentes por sus, como siempre, interesantes reflexiones.

lunes, 20 de mayo de 2013

Jornada sobre administración electrónica

El próximo 30 de mayo tendrá lugar una nueva edición de la ya tradicional jornada "Reflexiones sobre administración electrónica", promovida desde el grupo de Derecho y Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Bizkaia.

Lo que empezó como un debate a pequeña escala, se ha convertido con los años en cita ineludible para un maridaje cada vez más necesario entre lo tecnológico y lo jurídico. Y donde, sin desmerecer a los ponentes, los debates y preguntas posteriores enriquecen y superan cualquier expectativa.

Os esperamos.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Contra viento y marea

Esta mañana me he zampado buena parte del trayecto hacia Vitoria escuchando en Radio Euskadi una entrevista realizada a Uxue Barcos, con motivo de la publicación de su libro "Contra viento y marea", una crónica donde relata su experiencia en la batalla contra el cáncer de mama.

No es la primera vez que los medios de comunicación se hacen eco de situaciones como las comentadas en esa entrevista, pero no por ya oídas nos resultan indiferentes.

De todo lo que se ha dicho, me quedo con algo también muy escuchado, pero que no sé por qué, me ha hecho pensar: el cambio de prioridades.

En un mundo como el actual, y más hoy en día, en un contexto de incertidumbre absoluta, donde más que vivir, deambulamos en un no saber qué va a pasar mañana, resulta completamente cierto el hecho de que dejamos pasar lo importante en aras a cosas fútiles y banales.

Discutimos por chorradas, queremos llegar a todo cuando sabemos que eso es físicamente imposible, nos desesperamos porque los demás lleguen también... y nos sentimos mal cuando no lo logramos. Y mientras pasamos la vida preocupados por esto, nuestros hijos crecen, nuestros padres envejecen, y el mundo gira y gira hasta que ya se nos pasa de rosca.

Que no sea necesario llegar a situaciones límite como las vividas por Uxue, para decir "stop" y plantar cara a esta vida. Que hay que vivirla, no sobrevivirla.

Y me pongo la primera de la fila en intentar cambiar esto. A ver si lo consigo.

lunes, 13 de mayo de 2013

Satisfacción del cliente

El pasado domingo mi móvil iPhone sufrió el devastador efecto de la manita de mi pequeña June, y dejó de captar la línea de teléfono.  Así que empecé a buscar posibles empresas de reparación, alternativas al servicio técnico de Apple, ya que me habían comentado que era bastante caro.

Mi sorpresa fue doble:
- Había varias empresas dedicadas al tema.
- Ninguna por los alrededores del País Vasco.

Estas empresas operaban a nivel nacional, aprovechando las herramientas de Internet. Vamos, que fundamentalmente se trata de tiendas on line, que además de prestar servicio técnico, ofertan también productos de Apple y sus accesorios. Finalmente elegí una localizada en Madrid, y la verdad es que el servicio ha sido exquisito:  contacto permanente, amabilidad, rapidez, honestidad, y de momento, buenos resultados.

Del breve contacto mantenido, me da la sensación que es gente joven, emprendedora y con ganas de hacer cosas. Un gran ejemplo para aprovechar el conocimiento que tenemos disperso por ahí, y poner en marcha iniciativas de negocio de escaso coste en términos de inversión, y alta rentabilidad en el servicio. 


Un ejemplo a seguir para todos aquellos a quienes todavía les falta un empujoncito para demostrar hasta dónde pueden llegar.

Mi más sincera enhorabuena a reparame.net. Sin duda, en caso de nuevos azotes de June, contaré de nuevo con ellos.
 

lunes, 6 de mayo de 2013

Los Alcántara y el emprendimiento

Podrá sonar a estupidez supina, pero el otro día, viendo un episodio de la enésima temporada de la serie "Cuéntame", me paré a pensar en el recorrido de los personajes.

No he seguido la serie al completo, pero es del tipo de esas que con ver alguno que otro a trompicones, ya te vas enterando de todo. Y hete aquí que resulta llamativo el carácter innovador y emprendedor del matrimonio Alcántara, rara avis en la época de la serie, e incluso en la actual, en el entramado del españolito medio. Y ahora que está de moda el emprendimiento, que parece que va a ser la solución a todos nuestros males, pues mira por dónde que el aleccionamiento mediático tiene su reseña más didáctica en esta serie ya clásica en nuestras pantallas.

A ver, me explico. El señor Alcántara, si no me equivoco, era un señor supuestamente de clase media tirando a baja, que trabajaba en una imprenta y de bedel en un ministerio. A partir de aquí, su recorrido fue singular, liderando diferentes negocios a cual más rocambolesco (porque el negociete de las banderas, tiene tela, nunca mejor dicho...), atreviéndose incluso con la política.

Resulta llamativo además, que el fracaso no le arredra. Al contrario, el colega se envalentona y enriquece su sapiencia con el aprendizaje de los errores, convirtiéndose así en un avezado empresario que presume de ello y a quien todos admiran.

Por otro lado está la señora Alcántara. En medio de una sociedad retrógrada, ella flota cual islote, desafiando a propios y extraños con tiendas de ropas, diseño de moda, y adalid de las buenas causas con iniciativas originales e innovadoras.

Emprendimiento, sin temor al fracaso, innovación, perserverancia... Son algunos de los valores que de alguna manera, no sé si intencionada, se dejan ver en estos personajes.

Otra cosa es que no resulten creíbles y sirvan tan sólo como hilo conductor para describir cómo era la España de entonces (¿a lo mejor también la de ahora?), un panorama harto lamentable que, por desgracia, creo que no hemos conseguido superar, al menos en lo que a actitudes se refiere.

En fin, ya digo, que no son horas estas de ponerme a escribir, que luego me salen estas cosas...