viernes, 15 de mayo de 2009

Una macarronada más

No me lo puedo creer. Y ya sé que Berlusconi es un histriónico insoportable, que se le va la pinza una vez sí y otra también. Pero es que lo que he escuchado hoy por la radio clama al cielo. Tiendo siempre a relativizar las noticias que veo/escucho, por aquello del sesgo político de la emisora/canal, quién está detrás, etc. Aunque imagino que algo queda. Así que cuando he oído eso de que en Italia se va a considerar delito ser inmigrante ilegal o sin papeles, me he quedado de piedra.

Ya es que no sé qué más se les puede ocurrir. Aunque puestos a pensar, prefiero poner cerrojo a mis neuronas porque me traen imágenes tremendas de un pasado oscuro de la humanidad que aunque no hay que olvidar, es mucho mejor no airearlo ni mucho menos, repetirlo.

Es que cuanto más lo pienso, más me mosqueo. Porque es que encima que te tienes que largar de tu pueblo o tu ciudad, dejar tu trabajo, tu familia, tus amigos, tus grupos de ocio, etc. Encima que te tienes que escapar por pelos porque te persiguen por ser negro, por ser blanco, por ser mestizo, por ser rico, por ser pobre, por ser gay, por ser comunista, por ser musulmán, por ser judío, por ser cristiano. Encima que te cascas "n" kilómetros jugándote la vida porque total te la llevas jugando toda la ídem y es lo único que te queda para hacer un último intento. Encima que llegas a vete a saber dónde sin conocer a nadie, sin tener ni idea ni de cómo preguntar la hora, pero con intención de trabajar y empezar a vivir como se supone que viven los seres humanos. Encima de todo eso, si tienes la mala suerte de llegar al país de la bota, te dan con ella en el culo porque como te pillen sin papeles te mandan al trullo. Todo por no tener un trocito de papel que diga que tú eres tú. Lo que no quiere decir que seas de fiar, porque anda que no circulan por ahí desalmados con su DNI, su pasaporte (algunos, hasta con trajes de Armani), y oye, como tienen el dichoso papelito, sin problema, ¿eh?.

Además, se insta a los ciudadanos (que supuestamente son los que tienen el papelito), a delatar a los que no lo tengan. Vamos, que va a haber un ambiente chachi en Italia.

Yo creo que este es el primer paso. Después Berlusconi empezará a declarar delincuentes a los que no coman macarrones, a los que no canten Oh Sole Mío, a los que sean rubios, a los que no berreen como en las películas italianas de los '60. Espero que no tenga un despiste y se le ocurra incriminar a los calvos, porque si no lo lleva claro. Aunque por supuesto, existen los implantes. Además del botox (o como se escriba).

Nota: escribo en tono jocoso porque es que es tan patético el titular que no se me ocurre otra forma de expresar mi rabia. Son cosas como estas las que hacen que me sienta tremendamente orgullosa de colaborar en organizaciones como CEAR, que luchan día a día para que este tipo de engendros no prosperen con sus ideas apocalípticas.

1 comentario:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Sonia, son precisamente estas burdas decisiones de los politócratas, que no demócratas, las que hacen que nosotros los voluntarios de ongs, pongamos mas tesón y ahinco en la defensa de los derechos de estas pobres gentes.
Asi que ánimo, que gotita a gotita iremos transformando ese océano de injusticias.