lunes, 6 de mayo de 2013

Los Alcántara y el emprendimiento

Podrá sonar a estupidez supina, pero el otro día, viendo un episodio de la enésima temporada de la serie "Cuéntame", me paré a pensar en el recorrido de los personajes.

No he seguido la serie al completo, pero es del tipo de esas que con ver alguno que otro a trompicones, ya te vas enterando de todo. Y hete aquí que resulta llamativo el carácter innovador y emprendedor del matrimonio Alcántara, rara avis en la época de la serie, e incluso en la actual, en el entramado del españolito medio. Y ahora que está de moda el emprendimiento, que parece que va a ser la solución a todos nuestros males, pues mira por dónde que el aleccionamiento mediático tiene su reseña más didáctica en esta serie ya clásica en nuestras pantallas.

A ver, me explico. El señor Alcántara, si no me equivoco, era un señor supuestamente de clase media tirando a baja, que trabajaba en una imprenta y de bedel en un ministerio. A partir de aquí, su recorrido fue singular, liderando diferentes negocios a cual más rocambolesco (porque el negociete de las banderas, tiene tela, nunca mejor dicho...), atreviéndose incluso con la política.

Resulta llamativo además, que el fracaso no le arredra. Al contrario, el colega se envalentona y enriquece su sapiencia con el aprendizaje de los errores, convirtiéndose así en un avezado empresario que presume de ello y a quien todos admiran.

Por otro lado está la señora Alcántara. En medio de una sociedad retrógrada, ella flota cual islote, desafiando a propios y extraños con tiendas de ropas, diseño de moda, y adalid de las buenas causas con iniciativas originales e innovadoras.

Emprendimiento, sin temor al fracaso, innovación, perserverancia... Son algunos de los valores que de alguna manera, no sé si intencionada, se dejan ver en estos personajes.

Otra cosa es que no resulten creíbles y sirvan tan sólo como hilo conductor para describir cómo era la España de entonces (¿a lo mejor también la de ahora?), un panorama harto lamentable que, por desgracia, creo que no hemos conseguido superar, al menos en lo que a actitudes se refiere.

En fin, ya digo, que no son horas estas de ponerme a escribir, que luego me salen estas cosas...

No hay comentarios: