¿Realmente aporta algo el rol de amargado/a en las organizaciones?

Hoy hemos tenido una reunión de responsables de proyecto en el ámbito de Gobierno Vasco (lo diré así para no aburrir con la jerga organizativa de mi empresa), y al finalizar, el gerente nos ha intentado resumir un interesante curso de formación al que ha asistido, sobre gestión de personas y cómo abordar las relaciones interpersonales en las organizaciones, conociendo un poco más el perfil de quien tenemos delante.



Al escuchar esta parte de la reunión no he podido evitar acordarme de ciertas actitudes en el día a día de nuestro trabajo, que a mí personalmente al menos me aburren sobremanera. Me refiero a la manía de algunas personas de estar en su puesto con careto de amargado, despotricando cada vez que alguien le llama, y dejando claro que está liadísimo/a.

Sinceramente me cuesta ver el lado positivo de este rol de amargado/a todo el día. Por supuesto que podemos tener días malos por motivos diversos, personales, laborales... Y está claro que hay veces que no te apetece hablar con nadie y que mandarías todo a la porra y te irías a meditar, a la playa o al monte. Pero... ¿todo el día... todos los días?.

Dejar claro a toda persona que se atreva a acercarse por tu mesa, que no estás para nadie y que tu trabajo es hiperestresante, sinceramente, no me dice nada. Realmente, y como he escuchado en la sesión de hoy, las personas que me interesan en una organización son las humildes, las que se proyectan fuera de la caja, las que se ven como parte del total, del proyecto, colaborando y delegando, participando en definitiva. Porque, como se ha señalado en la sesión, valiente es quien sabe ser humilde. Y es que, en los tiempos que vivimos, es la bomba.

Me cansa muchísimo el manido discurso de "estoyhiperocupado". Ese que escuchamos dentro y fuera del trabajo, de compañeros/as, amigos/as, familiares. Es taaaan aburrido... y la verdad es que tendríamos que cuestionarnos el por qué de estar tan ocupado siempre y sin descanso, ¿es real? ¿es postureo? ¿te ocurre algo en tu trabajo? ¿tal vez en tu vida personal?

En fin, ahí lo dejo, para la reflexión.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Los grandes líderes son aquellos que transmiten entusiasmo e ilusión. Totalmente en la línea de los que describes.

Entradas populares