Gracias por ayudarnos a despertar


Cuando estábamos acostumbrados a resolver los problemas del país agazapados en los posos del café de sobremesa, algunas personas se han levantado de la mesa y han terminado por derramar la taza.

Ya son varias las concentraciones de las plataformas de personas jubiladas, que reclaman unas pensiones dignas, y un proyecto de futuro para quienes les vamos a la zaga. Hoy sábado 17, ha tenido lugar una concentración en diferentes ciudades españolas, donde personas de diferentes edades se han sumado a la protesta.

Lleno total. Sin concesiones. Muchas personas han salido respondiendo a la llamada de las personas mayores, que exigen soluciones realistas, de calado y con proyección, huyendo de demagogias, cortoplacismos y calendarios electorales.

Jamás hubiera pensado escuchar a mi madre que iba a una manifestación. Y al ver el lleno de las calles de Bilbao, me ha temblado todo al imaginármela allí en medio. Pero allí estaba, pese a la lluvia, pese al gentío. Allí estaban los dos, junto a muchas personas más. Se habla de unas cien mil.

Sin duda es una buena noticia que la ciudadanía ocupe las calles de manera pacífica para reclamar una sociedad mejor. Mucho mejor sería que la clase política y de cualquier otro perfil dejara de arrimarse al ascua buscando rédito electoral, mientras donde tiene que dar el callo sigue sin dar palo al agua, esperando ver quién se tira primero a la piscina por ver si hay riesgo o no.

Es una buena noticia que poco a poco vayamos despertando para salir de la zona de confort. No vale esquivar la mirada, esconderse bajo el ala esperando que el de lado resuelva nuestros problemas. Porque da la casualidad que aquellos que pelearon por una sociedad que nos ha permitido vivir bastante bien hasta hace bien poco, son los mismos que ahora salen de nuevo para dar un giro al asunto. Y es un poco lamentable que tengan que ser los mismos. Mientras los demás seguimos ahí, bajo el ala.

Cierto es que se podía haber hecho antes. Cierto es que las respuestas en las llamadas electorales han sido siempre decepcionantes e inexplicables. Cierto es que habrá que esperar, y desear, que esta respuesta social tenga su reflejo en fechas electorales, que ya queda poco.

No perdamos el calentón del momento . Que se sumen las personas, desde diferentes ámbitos, a secundar una expresión masiva de cambio social.


GRACIAS POR AYUDARNOS A DESPERTAR.

Comentarios

Entradas populares