Cómo hacer que la coeducación forme parte de tu vida

Se va a convertir mi blog durante unos días en un escaparate de reflexiones y recursos en torno a la coeducación. ¿Por qué? Por un MOOC que estoy haciendo sobre este tema.

"La culpa" la tiene eCivis, este proyecto inacabado que me apasiona y consume mi (escaso) tiempo libre. Un proyecto de mujeres, sin quererlo, que trabaja por empoderar desde el conocimiento, por activar a las personas.

Y hete aquí que uno de los proyectos más interesante a mi juicio, y al que tengo especial cariño, es el proyecto de Coeducando en Igualdad, que durante un par de años hemos realizado en centros escolares de Getxo con dinámicas de Teatro Fórum.

Explorar este ámbito, hasta ahora desconocido para mí, me ha hecho darme cuenta de situaciones subliminalmente aceptadas, y que, traidas a la superficie, se revelan como insoportables e intolerables.

Esta puede ser, tal vez, la justificación de mi interés por este curso.



Y en el marco de este curso, me gustaría compartir la iniciativa NAHIKO, un programa para la convivencia en igualdad, mediante la educación en valores, tomando como base los derechos humanos y el análisis de los roles de género, desarrollado por Emakunde (Gobierno Vasco).

También me ha parecido interesante la iniciativa Educando en Igualdad, desarrollada por Mujer y Políticas Sociales FeSP-UGT, con el fin de abrir un espacio para ofrecer las distintas contribuciones que personas expertas, comunidad educativa, profesorado y organizaciones no gubernamentales aportan en el camino a la igualdad.

Evidentemente son muchas más las aportaciones que podremos encontrar investigando en redes sociales y demás. De momento me centro en estas dos. Para seguir reflexionando de qué forma puedo incorporar la coeducación en mi terreno personal y profesional:

- Lo haré en los diálogos permanentes con mis hijas pequeñas, para que sean conscientes de lo que son y lo que pueden llegar a ser. Sin que una cuestión de género pueda ser, de ninguna de las maneras, un límite para llegar.

- Lo haré en mi vida profesional, incorporando un lenguaje no sexista en mis documentos. Haciendo las presentaciones con un lenguaje incluyente.

Pequeños pasos para conseguirlo.

Comentarios

Entradas populares