domingo, 20 de julio de 2014

No quiero olvidar tu cara

El otro día terminamos de ver la película "La ladrona de libros". Una más, de tantas, sobre los horrores de la guerra, estés en el bando en el que estés. Sobre el horror que supone para los civiles, para las personas que solamente quieren vivir tranquilos, en paz. Sobre ese imposible, el de la paz en tiempos de guerra.

Una peli sobre algo que sucedió hace más de 50 años, pero que sigue de plena actualidad.

Viendo cómo la protagonista va perdiendo una a una a todas las personas que formaban parte de su aún corta existencia, me impresionó especialmente la escena en la que la chiquilla sortea a los judíos que caminaban hacia su cierto y nefasto destino. Ella les decía "no quiero olvidar tu cara", "no quiero olvidar tu cara".

No podemos olvidar las caras de todos los que sufren en la guerra. Da igual cual sea, ninguna tiene justificación, todas son despreciables.

No quiero olvidar la imagen de las guerras en Siria, en Palestina, en tantos otros lugares del planeta. Silenciadas cuando conviene, exaltadas cuando conviene.

No quiero olvidar los rostros de desesperación. Los de quienes huyen en un viaje a ninguna parte y se encuentran después con fronteras que desgarran la piel y que ahogan los sueños. Pones la imagen en blanco y negro y parecen imágenes de ayer, pero son de ahora. En cualquier parte del mundo.

No quiero olvidar las reivindicaciones justas de paz, justicia, libertad, de todos aquellos que están ahí al pie del cañón, que colaboran, participan y se arriesgan.

Por eso, porque no quiero olvidar, publico este post.

Y tú, ¿quieres olvidar o hacer algo?


No hay comentarios: