jueves, 3 de octubre de 2013

Hemos progresado? De verdad?

Permitidme que lo ponga en duda. No creo que hayamos mejorado tanto como nos venden. Al menos, no en materia de igualdad, reconocimiento de identidades y paridad de roles.

Para ello me baso, como no podía ser de otra forma, en conversaciones mantenidas directamente ya con mis hijas, o bien en charlas entre peques de las que he sido oyente de excepción. Porque es con los más pequeños de la casa con los que mejor aprendes.

Caso número 1.
Mi hija ya presume de novio. Y no tiene aún cuatro años. Esto ya de por sí da para otro post que me lo tengo que pensar. Al tema. Va mi padre a la sazón su aitite y le vacila diciéndole que el es el novio de su novio. Y mi hija se enfada.

Total, que ya en casa, y sin venir a cuento, me suelta "aitite no puede ser novio de Ander. Porque los chicos no pueden ser novios de chicos, sólo de chicas"

Caso número 2.
Mis hijas jugando en el parque. Tiene un enorme barco pirata de madera para subir y bajar por los toboganes. Leire (la del novio), sube a "cubierta", y mi marido le dice " aquí está la capitana". Y un niño que está al lado nos dice "no, el capitán soy yo porque las niñas no pueden ser capitanes". Comentarios sobre quien es capitán cuando uno se casa y demás comentarios jocosos.

Jajaja???

Y yo, ojoplatica.

Porque vamos a ver, ya estoy en la cuarentena ( como suena), pero de momento no me ha afectado a la memoria. Y ni por palabras ni por actos, nuestras peques pueden haber aprendido esto en casa.

Entonces, que pasa? Dónde aprenden estas cosas? Me resisto a creer que sea algo genético. Tanto dinero que se supone invertido, tantas leyes, tantos realities, tanta historia... Y al final, seguimos con los mismos clichés de siempre? Es que este tipo de cuestiones no se pueden normalizar ab initio? O hay que aprenderlas, siempre, en la estupidez de la adultez y a tortas?

En fin, lo dicho, ojoplatica.

No hay comentarios: