lunes, 25 de marzo de 2013

WhatsApp, Skype, y demás zarandajas

Ahora que mi hermano ha emigrado a Polonia, mis padres se están poniendo las pilas con esto de las nuevas tecnologías. Hasta ahora había sido poco más que una herramienta para enviar correos electrónicos a troche y moche, gestionar fotos, almacenar películas, música, y poco más.

Y de repente, ahora, han descubierto el "mundo 2.0 de la red". La posibilidad que ofrece de comunicarse, de mejorar lo que ya de por sí es un cambio un poco durillo, al menos a medio plazo. En cosa de dos semanas tienen WhatsApp, saben conectarse a Skype, y doy por hecho que en breve Facebook y otros espacios no tendrán secretos para ellos.

Tenemos un terreno abonado para difundir y explorar, para dar a conocer estas y otras formas de mejorar nuestra calidad de vida con las nuevas tecnologías. Más allá de gestionar la miseria, que parece que es lo que nos hemos resignado a hacer, hay mucho aún por decir, utilizando la palabra innovación realmente para eso, para innovar, no para llenarse la boca y vender humo que no conduce a nada excepto a más miseria. Es la hora de remangarse, arriesgar, y ser lo suficientemente ágiles y astutos como para detectar estas necesidades, estos nichos, y ser capaces de hacerles frente, de aprovecharlo, sin arrugarnos por las dificultades, que no son pocas.

No hay comentarios: