miércoles, 30 de enero de 2013

The Artist

El otro día estuvimos viendo la película "The Artist". Se trata de una película original en el continente, que no en mi opinión en el contenido, ambientada en la transición del cine mudo al sonoro. Contado todo ello cual de película muda se tratara.

El protagonista, George Valentin, es una estrella de Hollywood histriónica hasta el extremo, que caricaturiza con soltura las ensoñaciones de deidad de las que adolecían aquellos astros privados de voz. Pero hete aquí que irrumpe el sonido, y ante tal innovación la modernidad se impone, y arrastra al abismo a nuestro personaje.

Entre tanto, una aspirante a actriz, llega en el momento oportuno, cae en gracia al personal y se convierte en una estrella del fulgurante firmamento sonoro. Coincide en este momento con Valentin, y de esta forma asistimos a la caída en picado del primero, y a la ascensión fulgurante de la segunda, quien no ceja en el interés de aupar a Valentin para hacerle ver que puede tener un hueco en toda esa revolución técnica del cine.

La película me ha parecido muy interesante porque creo que refleja bastante bien la resistencia al cambio que muchas veces sufrimos ante innovaciones que nos superan, que van más allá de lo esperado. Muchas veces pensamos que no vamos a ser capaces de estar a la altura, de poder tener éxito, igual que el que teníamos antes, en ese nuevo contexto.

Para poder adaptarnos al cambio, la peli nos sugiere dejar a un lado nuestro ego y nuestro orgullo, y saber disfrutar del cambio desde la humildad del que tiene mucho que aprender, y también desde la seguridad del que también tiene mucho que ofrecer, puesto que el conocimiento adquirido en el status inmediatamente anterior al cambio representa sin duda un grado para avanzar y aportar aspectos igualmente innovadores en ese contexto de cambio.

Sin duda, un film para visionar desde muchos puntos de vista, y por qué no, también desde una perspectiva de gestión del cambio.

No hay comentarios: