martes, 21 de agosto de 2012

Chute de ego

Conversación con mi hija Leire, de 32 meses:

Yo: Leire, ¿me quieres?
Leire: sí
Yo: ¿mucho o poco?
Leire: te quiero mucho, amatxu
Yo:  ¿Y por qué me quieres mucho?
Leire: (sin titubear) Porque eres amatxu

Lógica aplastante que no se me había pasado por la cabeza.

Con afirmaciones de tamaña rotundidad hoy voy a dormir más que tranquila. Parece que por el momento mi papel de amatxu no lo ejerzo tan mal...

No hay comentarios: