sábado, 10 de diciembre de 2011

Leire cumple hoy dos años

Han pasado ya dos años desde que Leire llegó a nuestras vidas. Este personajillo crece sin parar, y celebrar su cumpleaños hoy ha sido muy especial, no sólo porque está saladísima con todo lo que está aprendiendo, con sus canciones, sus bailes, sus trastadas y sus risas, sino porque además ha llegado June para compartir este y otros muchos momentos con todos nosotros.

Me parece increíble que hayan pasado ya dos años. Que use ya un número 22 de calzado, que tenga que mirar su ropa en la sección de niños y no en la de bebés, que hable como un loro y que pueda mantener pequeñas conversaciones conmigo. Que falten dos telediarios para que deje el pañal. Que me vuelva loca con lo que le gusta y no le gusta. Que camine con nosotros por la calle, aunque de vez en cuando nos reclame "upi", para que la llevemos en brazos. Que me saque de mis casillas con sus rabietas y su cabezonería (la de su madre), por hacer las cosas ella sola.

Me tiene absorta con todo lo que aprende en el colegio, no soy capaz de asimilar la cantidad de cosas que ya sabrá y que nosotros no sabemos que sabe. Me asombro a mí misma mirándola embobada cuando me nombra en sueños de madrugada y acudo a su cama para taparla y consolarla (kilómetros de pasillo entre la teta para June y los sueños de Leire. Que me pasarán factura pero que de momento llevo más o menos bien...).

Preparar su cumpleaños ha sido casi tan ilusionante como celebrarlo. Y no veo el momento de que lleguen las fiestas para seguir empapándome de su ilusión desbordante y su sonrisa inocente. La que nos falta a los adultos para vivir mejor.

Zorionak, Leire.

No hay comentarios: