martes, 19 de julio de 2011

Quitar la venda de los ojos

Recientemente he terminado de leer tres interesantes muestras de documentos-denuncia, llamados a abrir los ojos de la sociedad, aún bastante aletargada, en mi opinión. Estos son, el Indignaos, de Stephane Hessel, el Reacciona, de varios autores españoles, y el Delito de Silencio, de Federico Mayor Zaragoza. En todos ellos salen a la luz multitud de cuestiones que resultan indignantes, escabrosas, inmorales, indecentes, que deberían llevarnos a todos a levantarnos y alzar nuestra voz.

Me ha llamado particularmente la atención la denuncia que se realiza del papel de los medios de comunicación. De todos es conocido el patetismo de, especialmente, nuestra televisión, pública y privada, que lejos de convertirse en un canal de comunicación independiente, se ha convertido en un poder inapelable, en manos de los políticos y oligarcas de turno, que de esta forma moldean a su gusto nuestros estados de opinión. Hasta ahora no me había dado cuenta, pero llama la atención que, con la que está cayendo, los titulares de un telediario cualquiera a las tres de la tarde sea el calor que hace en el sur y el frío que hace en el norte, el accidente de tráfico en no sé qué carretera perdida (con todas mis condolencias para la familia), la recuperación de Ortega Cano, o la última encuesta o investigación ridícula de la semana.

Es triste que todos estos periodistas malgasten su tiempo y las ilusiones que supongo tendrían en sus años universitarios, en este tipo de informaciones, ocultando a la ciudadanía otras realidades. Por suerte para nosotros, la ciudadanía, tenemos canales de información alternativa donde poco a poco nos vamos dando cuenta de la verdadera realidad. Ahora sólo queda provocar a todos y todas, y no sólo a la juventud más implicada en las nuevas tecnologías, para que se difunda, se traslade el conocimiento, y finalmente, seamos capaces entre todos de provocar un cambio que, por ser inevitable, no deja de requerir todo nuestro apoyo.

1 comentario:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Lamentablemente ese teórico cuarto poder que debería de ser la prensa, ha sido engullido por los políticos y oligarcas de turno.
Es realmente dificil, pero todos deberemos de presionar paso a paso para que las cosas cambien.