domingo, 15 de mayo de 2011

Educación y tonos de voz

Hoy que estamos de domingo, voy a alzar al aire un llamamiento a favor de la buena educación y contra las salidas de tono. Porque supongo que más de una vez nos habremos topado con algún comentario totalmente fuera de lugar, que nos deja descolocado, y que denota cierta falta de respeto por aquel o aquella que los suelta.

Me refiero a esos comentarios del tipo "a ver si es que no escuchas cuando te hablo", o "date prisa que no tengo todo el día", o "a ver dónde quieres que mel o  guarde". O cosas así que se dicen de repente, sin venir a cuento, cuando por tu parte se está hablando con la educación y el respeto que entiendes se merece esa persona con la que estás hablando, a la que conoces, aprecias, quieres o incluso, hasta amas.

En mi humilde opinión, esos comentarios que se acompañan de un tono de contestación que no ayuda nada a relajar el ambiente, pueden ser debidos a varias razones:

- Está en un estado de estrés o agobio que hace que pierda los estribos. En cuyo caso puede ser perdonable y comprensible. Quién no ha tenido arrebatos así (recuerdo mis atascos en la A8...).

- Está en compañía de personas ante las que tiene que demostrar cierta superioridad o dominio de la situación. Aunque para quien le escucha, lo único que demuestra es un grado de preocupante inseguridad.

- Su educación no está pulida del todo, su nivel de asertividad está por los suelos, y necesita repetir la asignatura de urbanidad que tiempo ha algunos conocimos (qué viejales soy). Tampoco es que esto sea del todo culpa suya, pero entrado uno ya en años, no está de más un poquito de esfuerzo. Sobre todo porque con las nuevas generaciones, ante una salida de esas lo mismo te mandan a tomar vientos o cosas peores.

Cualquiera que sea la razón que lleva a escupir eso por la boca, creo que el respeto y la consideración hacia la otra persona van siempre por delante, sobre todo cuando se va de cara y sin doble intención. Porque entonces esos comentarios es cuando más fastidian.

Feliz domingo.

No hay comentarios: