lunes, 28 de febrero de 2011

¿Rouco Varela sí está en Facebook?

El señor Rouco Varela dice que las redes sociales son nocivas para nuestra juventud. Que llevan a una vida vacua en la que "todo vale".

Como siempre digo, va por delante que soy católica (que no borrega. Vamos, que pienso de vez en cuando :-). Y por delante también que me sorprende que se haga este comentario, puesto que no son pocos los miembros del clero, muchos ya incluso bien entrados en años, que se desenvuelven con alegría y hasta me atrevería a decir que con insolencia, en el mundo de las nuevas tecnologías, Internet, e incluso las redes sociales. Y es que poder descargarse una Pastoral en un pis-pas, es la bomba.

Yo estaría muy tranquila si verdaderamente esta sociedad del "todo vale" en la que estamos inmersos desde hace ya unos cuantos años, fuera culpa de las redes sociales. Si la vacuidad de la existencia de muchas personas, y no sólo de los más jóvenes, fuera responsabilidad del Feisbuk, del Tuenti, del Twitter, o de vaya usted a saber. Porque entonces a lo mejor, hasta se podría hacer algo. Pero es que el problema es mucho más profundo. La crisis de valores en la que estamos inmersos nace en lo más hondo de nuestra sociedad de consumo, y esa vacuidad, ese "todo vale", lo vemos diariamente en nuestros centros comerciales, en las paradas del autobús, en los centros escolares... Y en tantos y tantos sitios...

Los reduccionismos siempre son malos. Porque no dejan pensar. Porque no dan pie a la crítica. Las redes sociales, Internet en general, pueden resultar de una gran utilidad en muchos terrenos, incluida la educación de nuestra chavalería. Pero para eso hace falta gente que le eche ganas, paciencia y que esté motivada. Y de eso andamos escasos, porque lo del "todo vale" se junta con "el que venga detrás, que arree", y claro, se va haciendo una bola y al final no hay quien la mueva.

Seamos constructivos con el progreso. Si con Internet puedes descargarte una Pastoral, quién sabe, a lo mejor las redes sociales pueden servir de canal innovador para evangelizar y mostrar la otra cara de la vida cristiana, esa que nos enseñan día a día los sacerdotes de a pie. Algunos de ellos ya tienen su blog, así que... todo es empezar.

1 comentario:

Miguel Ángel dijo...

Hola, he entrado en tu blog a curiosear y de paso saludarte; o al revés, que da lo mismo.
Ese señor no sabe de que va la cosa; o sí, y no quiere que se le escape el personal del redil que quiere controlar. Tal vez sea él quien dirige todo el cotarro, y los salidos del San Dámaso, entre otros, que van por ahí dando tanta guerra apostrofando contra todo lo que se mueve sean clones de sí mismo.

Saludos