lunes, 13 de septiembre de 2010

A mí no me da de comer

Dice nuestro ínclito presidente del Gobierno Español, que el parado que se forma no está parado, porque está trabajando. Que se ha dado cuenta con la crisis que la formación y la innovación son fundamentales. Y que la protección social se tiene que enfocar al trabajador.

Yo me pregunto si estas profundas reflexiones las ha obtenido tras una concentración sesuda digna de obtener un honoris causa en la Universidad de Villarriba, o sin más ha sido lo primero que se le ha pasado por la cabeza cuando se han juntado todos en esas reuniones tan chupis que salen en la tele, ya sabéis, las que hacen sobre mesa de cristal, con cafecito y bollitos recién horneados.

Porque es que a mí, un suponer, si estuviera en el paro y tuviera que hacer uno de esos cursos tan interesantes del INEM (ya sabéis, uno de esos que te reciclan tanto que parece que has pasado por Corporación Dermoestética), vamos, si vuelvo a casa con esas carpetitas tan monas que te dan, pues sí, son monas, pero Leire, mi hija, que es una triperilla, intuyo que se quedaría con hambre. Porque los power point y los documentos word, así a palo seco, de momento no dan de comer. Y como se da la circunstancia que por la formación no pagan un duro (a veces incluso tienes que pagártela tú, fíjate qué cosas), pues vale que estaré trabajando, pero en plan Ong que no mola nada para el estómago.

Le doy la razón, sin que sirva de precedente, en que la formación y la innovación son importantes. Tal vez si nos hubiéramos dado cuenta antes, no estaríamos enmarronados hasta las orejas con esta crisis cuasicrónica que padecemos como quien tiene una verruga en la punta de la nariz, que se sobrelleva como se puede y se disculpa ante propios y extraños empolvándola a ver si se tapa. Que se lo pregunte nuestro ínclito Presidente a los amigos investigadores de mi marido, excelentes profesionales que han tenido que emigrar a otros países europeos para investigar en condiciones laborales decentes y no como becarios. Y luego está el tema de qué entendemos por innovación, que se llena la boca de tecnología y blablabla y nos quedamos ahí (para mí la innovación va más allá, pero en fin, ya comentaremos en otra ocasión).

Y ya lo de la protección social... en fin, suponía yo en mi ignorancia que era para el trabajador, pero con ese comentario me estoy echando a temblar...

Menudas cosas que se escuchan por la radio. Y todavía estamos a lunes, buf.

2 comentarios:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Evidentemente se trata de un nuevo juego malabarista de nuestro Presidente para eliminar de un plumazo 700.000 desempleados. Una vez mas trata de engañar a los ciudadanos, y se queda tan pancho.

Iñaki Ortiz dijo...

Quedamos expectantes a que nos cuentes cómo entiendes la innovación, por la parte que nos toca ;-).

Y, sí, supongo que es verdad que los power points no quitan el hambre. Acaso indigesten.