domingo, 27 de diciembre de 2009

Feliz Navidad

Aunque con un poco de retraso (las obligaciones maternales cambian las prioridades...), sirva este post para desear todo lo mejor a quienes dedican parte de su tiempo a leer las cosas que escribo aquí, más para desahogarme y quedarme a gusto que por otra cosa.

Podría dedicar una parrafada a desear la solución a muchos problemas que acucian nuestro mundo, pero sinceramente, me parece una pérdida de tiempo porque simples deseos no sirven de nada. Por eso mi deseo mayor para el año 2010 es que el personal resucite sus conciencias y mueva el culo (con perdón), cada uno en su ámbito de actuación. Se me ocurren muchas formas: atreviéndose con ese proyecto de negocio que tiene aparcado en un cajón, dejando de fumar por fin, madrugando un poquito más los fines de semana para disfrutar de la hija que corretea por casa, colaborando con los amigos en la organización de un festejo, participando en la empresa en los programas de motivación o formación, no tirando por el retrete más que lo estrictamente escatológico, no dejando papeles por el suelo de las calles, recogiendo la caca de la mascota en la tarde de paseo... O no criticando tanto a quienes nos rodean, dejando ya de mirarnos tanto al ombligo y comprender al fin que, el mundo es una cosa muy pequeñita y depende de cada uno de nosotros.



Así sea.

1 comentario:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Felices Fiestas. Es una satisfacción saber que la familia ha crecido.