miércoles, 4 de noviembre de 2009

La Administración Electrónica y los obstaculizadores

La semana pasada pude disfrutar con el post de Cortes sobre la administración electrónica y el dinosario jurídico. ¡Por fin alguien ponía sobre el papel (aunque sea "electrónico"), la percepción de los que, como yo, día a día trabajan con la administración en la ardua tarea de procurar implantar herramientas de gestión electrónica -y no me meto ya en e-administración- y se topan con exigencias de tipo jurídico y procedimental que muchas veces rayan el absurdo!.

No es mi objetivo en este momento criticar a los que me dan de comer, ya que me consta que son muchos los técnicos de la administración que trabajan eficazmente y saben aplicar sus conocimientos, jurídicos o no, con racionalidad y sentido común. Sin contar con que yo también soy jurista. Pero supongo que trabajar con informáticos me ha perjudicado un poco ...

Pero no es menos cierto que en otros casos, y la e-administración es uno de ellos, el ostracismo jurídico de muchos cierra puertas que con un poco de buen juicio, se podrían abrir con mayor o menor facilidad. Sin duda, la implantación de la administración electrónica no debe realizarse en menoscabo de las garantías jurídicas actualmente alcanzadas por el procedimiento administrativo y su regulación. Así lo consagra la LAESCP, y estamos todos de acuerdo. No podía ser de otra forma, pues lo contrario sería deslegitimar el espíritu mismo de la e-administración.

Sin embargo, tampoco se puede pretender que la implantación de este nuevo canal de interacción mimetice hasta el extremo las prácticas actuales de la administración. Así también lo señala la LAESCP, que considera este reto como un punto de partida hacia la reorganización administrativa, en aras a su eficacia y eficiencia.

Con esto quiero decir que muchas veces no se está hablando de preservar la seguridad jurídica, cuanto de preservar formas de hacer. Y entonces es cuando entramos en el tema del que tantas veces he hablado: la gestión del cambio organizativo. ¿Quién pone el cascabel al gato? ¿Quién ha de asumir el liderazgo en esta importantísima parte del proceso de instauración de la administración electrónica, para asegurar un cambio real y garante del procedimiento administrativo? Personalmente no me conformo con sesiones formativas multitudinarias, publicaciones en la Intranet o circulares firmadas de aquella manera. Son acciones muy manidas y que, siendo necesarias, hoy por hoy son insuficientes. Creo que es necesario bajar "a pie de funcionario", con una decidida implicación de Directores, Jefes de Servicio y demás cargos, para conseguir por un lado la definición de un procedimiento administrativo electrónico "posible electrónicamente hablando" y, por otro, su aplicabilidad práctica cuando sea una realidad. Y para ello hay que trabajar un poquito más el cambio, tanto por quienes vivimos de esto, como por parte del cliente-administración.

Se trata de una situación en la que a juzgar por las noticias, se encuentran casi todas las administraciones. Y ya estamos entrando en la zona roja de plazos, si somos rigurosos con los requerimientos de la LAESCP. Veremos qué sucede.

No hay comentarios: