domingo, 8 de marzo de 2009

8 de marzo

Hace un año, tal día como hoy, 8 de marzo, era sábado. Más o menos, el tiempo era como el de este fin de semana; bueno, tal vez dio un poco más de tregua y no llovió demasiado, aunque el cielo tenía ese color plomizo al que estamos acostumbrados los de aquí.

Hace un año, sobre las 12.00 horas, inicié un nuevo proyecto en la vida. Y digo sobre las 12.00 porque los botoncitos de mi vestido de novia se enredaron con los nervios de mi madre, de mi padre, de mi hermano, de la vecina, y hasta con los del perro, y tardamos más de veinte minutos en conseguir poner un poco de orden. Por suerte para todos, las obras que nos sorprendieron en nuestra carrera hacia Deusto no fue para tanto, y el coche llegó... casi media hora tarde.

Hace un año, con ese retraso de nada, Agus y yo nos casamos. No voy a entrar en detalles de cómo fue la ceremonia, ni tampoco del banquete. Quienes estuvieron allí y me/nos leen asiduamente, saben cómo fue todo. A la hora que escribo este post, estábamos iniciando el baile, abriendo paso a un despliegue de despendole sin límite donde todos, grandes y pequeños, disfrutaron de más de tres horas de baile, música, conversación y risas.

No miento si digo que no me acuerdo tanto de los momentos de ese día, como de los vividos después. Ha sido el año de puesta en marcha de este proyecto, con pequeños avances y alguna piedra inesperada en el camino que nos sorprendió nada más comenzar, pero que sorteamos con nota gracias sobre todo al temple de la contraparte, que compensa y equilibra como pocos mi hiperactividad y carácter impulsivo.

Ha sido un año intenso, con progresos profesionales, con decisiones compartidas, con personas nuevas que hemos conocido, con un descubrimiento mutuo en las pequeñas cosas del día a día, con muchas celebraciones, con alguna discusión que le ha dado vidilla al asunto, etc., etc., etc.

Y aunque en los tiempos que corren, hablar de matrimonio (y mucho más si es canónico) es muchas veces como hablar de Marte, no tiemblo en decir que sin duda, es la mejor decisión que he tomado. Espero que el tiempo, me/nos dé la razón.

1 comentario:

JP dijo...

Bonito post, felicidades por el proyecto ;-)